1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. 10 Consejos para no depender de la tarjeta de crédito

10 Consejos para no depender de la tarjeta de crédito

Es muy cómodo cada vez que se realizará un pago sacar la tarjeta y pagar, sin necesidad de realizar un pago en efectivo. No estás pendiente de contar cuánto necesitas pagar. Si es un abono ocasional podrías realizarlo en efectivo, pero normalmente no contamos con grandes sumas de dinero en metálico encima. Siempre tiramos de la tarjeta de crédito hasta donde de y ahí es donde peca el consumidor. La comodidad tiene sus ventajas, pero no realizar un uso de la tarjeta con precaución puede convertirse en deuda y pasar mes a mes pendientes de efectuar la devolución correspondiente a la tarjeta de crédito. El salario se va al banco directamente y el ciclo se vuelve a repetir.

La mejor opción es un desenganche, pero conseguirlo a algunas personas se le torna complicado. No se trata de no volverla a usar si no aprender a no depender de ella, debido a que las ventajas adquiridas con el pago de tarjeta son reales. Es importante no dejar que los pagos se salgan de control, no pagues más de lo que puedes gastar.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 16)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
QueBueno
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 1)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wonga
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
  • 1.Reduce su uso, si es posible no la lleves siempre encima. Ante la necesidad impulsiva de adquisición de algún producto analiza si te es imprescindible, sobre todo la utilidad que tendrá y no se trata de un simple capricho. Durante escapadas de fin de semana no cargues con todas ellas, solo con aquella que es suficiente para satisfacer los gastos de viaje.
  • 2. Obtener una tarjeta de débito garantiza el gasto real del dinero que se tiene el banco. Da por hecho que no gastarás más de lo que tienes, pero su uso debe ser con precaución, pagar en un restaurante con ella u otro sitio y no tener visible el dinero crea un impulso de despreocupación. Ten siempre controlado cuanto tienes en ella. Es fácil hacerlo a través de las aplicaciones aportadas por el banco.
  • 3. Al usar una tarjeta de débito es importante pagar el saldo completo cada mes, evitar los descubiertos garantizará no tener que pagar interés. Controla la cantidad que gastas cada mes para llegar con holgura al final, en caso de poder pagar el saldo gastado a final de mes deja de usarla.
  • 4. Hay más probabilidades de realizar compras impulsivas con una tarjeta de crédito sin pensar en las consecuencias. Cuando vayas de compras aprende a diferenciar entre necesidad y capricho, puede ser la diferencia en tu planificación económica mensual.
  • 5. Puedes crear un fondo de imprevistos, así lo tendrás disponible cuando las circunstancias lo requieran. Con una pequeña cantidad mes a mes puedes obtener tu propia financiación. Si tienes visto dar el paso hacia la autofinanciación podrías invertirlo y comenzar un flujo de dinero que traerá beneficios.
  • 6. Si estás interesado en un artículo en específico analiza los precios de diferentes tienda, no precipitarse podría ahorrarte dinero que podrás disponer en gastos futuros. El impulso del uso de la tarjeta de crédito provoca que las personas gasten más en las tiendas contrario a si usaran efectivo. El uso de dinero en metálico depende de la cantidad aceptada por la entidad, hay muchos centros que no aceptan pagos en efectivo.
  • 7. Es un error tener muchas tarjetas de crédito porque cada una tiene una característica especial que aporta ventajas: algunas incluyen seguros, otras reducción de pago en determinadas entidades. Esto ocasiona que la persona vaya tirando de cada una como si no hubiese mañana y al final de mes los gastos pueden ser muy elevados. Tener demasiadas también reduce el control que puedes ejercer sobre tus gastos. A medida que las pagas puedes cerrar aquellas que no necesitas. Podrías mantener dos de diferente tipo.
  • 8. Planifica y presupuesta el dinero de forma detallada, podrías hacerlo semanalmente, así tendrás garantizados y previstos tus próximos gastos. Podrías dividir el dinero en gastos de entretenimiento, alimentación, cenas, coche; estos son los más comunes a diario.
  • 9. Podrías pensar en los pagos a plazos algunas tiendas no permiten que el cliente se lleve el artículo hasta haber finalizado el último pago. Esto podría ayudarte a gastar realmente lo que posees y te puedes permitir, además podría ser un incentivo para obtener los medios que agilicen el período de pago.
  • 10. Los servicios de pagos en línea como PayPal o Google Checkout, dan la posibilidad de no dar información acerca de tu tarjeta de crédito a terceros. Normalmente son gratis y de existir comisiones por transacción son ínfimas.

La tarjeta de crédito es de uso común y actualmente está generalizado. Los pagos en efectivo desaparecen poco a poco. Podrías tenerla en el móvil y efectuar los pagos a través del smartphone, pero siempre recuerda no gastar más de lo que tienes. No dependas de ella para cualquier transacción, disponer de dinero siempre que se necesite de esta manera es un arma de doble filo, siempre está ahí, pero recuerda que pertenece al banco. Si quisieras darte un respiro para vencer la deuda de tu tarjeta podrías hacerlo a través de las compañías prestamistas que puedes encontrar en Prestameria, puedes extender los pagos por varias mensualidades para reestructurar tu economía.