1. Prestameria.es
  2. >
  3. Lo más preguntado
  4. >
  5. ¿Cómo conseguir préstamos con nómina sin complicaciones?

¿Cómo conseguir préstamos con nómina sin complicaciones?

Contar con una nómina como fuente de ingresos nos permite conseguir una gran cantidad de tipos de préstamos, ya que suele ser el tipo de ingresos más estable, por lo que las entidades están un poco más inclinadas a aprobar nuestra solicitud (siempre que, por supuesto, se cumplan el resto de requisitos necesarios). Estas son todas las opciones a las que podemos acudir para conseguir un préstamo con nomina:

  • Minicréditos rápidos: son préstamos que podemos obtener en apenas unos minutos y con los que podemos conseguir desde 50 y hasta 750 euros (si somos nuevos clientes) o hasta 1.000 euros (si somos ya clientes). Se reembolsan en un pago único en plazo máximo de 30 días y su coste es del 1,1 % diario. No tienen comisiones ni vinculaciones. Se utilizan para hacer frente a imprevistos puntuales.
  • Préstamos personales: son los préstamos con nómina destinados para grandes proyectos. Con ellos podremos conseguir cantidades a partir de 3.000 euros y hasta 60.000 euros, según nuestros ingresos. El coste de estos préstamos con nómina ronda el 9 % TAE, según los últimos datos del Banco de España. Su plazo de reembolso va desde los 12 meses y hasta los 10 años y se devuelven en cuotas mensuales. Pueden tener algunas comisiones de formalización y también vinculaciones. Actualmente podemos conseguir estos préstamos online.
  • Créditos al consumo: son los préstamos ofrecidos por empresas no financieras como grandes almacenes para incentivar la compra de sus productos. El capital máximo al que podemos acceder será el coste total del producto, se reembolsan en cuotas mensuales y su coste suele ser muy competitivo, ya que el objetivo de estas empresas es la venta de sus bienes.
  • Tarjetas de crédito: estos plásticos nos permiten acceder a dinero a crédito en cualquier momento. Las cantidades máximas de crédito varían desde los 600 hasta los 10.000 euros. Podremos reembolsarlos o bien la totalidad del dinero utilizado un mes al comienzo del mes siguiente sin intereses o en cuotas mensuales con un interés que suele rondar el 2 % mensual.
  • Préstamos con garantía: son créditos que piden un bien físico (coche, vivienda, joyas…) como garantía de pago. Sus condiciones son parecidas a la de los préstamos personales, solo que la garantía es un bien en vez de ser personal.
  • Anticipos de nómina: son créditos a los que podemos acceder si tenemos la nómina domiciliada en una entidad que ofrezca este tipo de productos. Nos permiten acceder a una o varias veces la cantidad de nuestra nómina. Su coste oscila alrededor del 8 % TAE y su plazo de reembolso no suele durar más de 12 meses.

Como vemos, las opciones son de lo más variopintas. Ante tanta oferta no siempre es sencillo acertar con qué tipo de préstamo con nómina quedarnos. Por esto es importante conocer las particularidades de cada tipo de financiación. Así, acudir a la que mejor se adapte a nuestras necesidades financieras.

Vivus
Puntuación: 3.7 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Solcredito
Puntuación: 3.7 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Wandoo
Puntuación: 4.4 (Número de puntuaciones: 21)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%

¿Todas las nóminas son válidas para obtener financiación?

No. Aunque una nómina suele ser una forma de asegurarnos de que nos permitirán obtener financiación, las características de cada ingreso harán que nuestra solicitud sea o no aprobada. Por un lado, la cantidad de ingresos con los que contemos determinará la cantidad máxima a la que podremos acceder y el tipo de crédito también. Así, si tenemos un sueldo de 1.000 euros mensuales, la cantidad máxima que conseguiremos siempre será menor que si tenemos un sueldo de 2.500 euros al mes, por ejemplo.

Otra característica de nuestra nómina es el tipo de contrato que tenemos y el tiempo durante el cual hemos tenido dicho contrato. Una persona que tenga un contrato temporal y con poca antigüedad tendrá menos opciones de conseguir financiación que otra con contrato indefinido o siendo funcionarios del Estado, que asegura que no se quedará sin trabajo a mitad de la vida del préstamo, y con un mínimo de antigüedad.

Finalmente, otro de los requisitos fundamentales para que una nómina sea considerada válida a la hora de obtener financiación es que esté debidamente justificada y declarada. Unos ingresos que no figuren en ningún lado no serán nunca considerados válidos para conseguir préstamos con nómina.

Requisitos para conseguir préstamos con nómina

Tener una nómina no es la única condición que debemos cumplir para acceder a la liquidez que buscamos. Según el tipo de préstamo con nómina al que acudamos, estos requisitos podrán ser más o menos estrictos, aunque la gran mayoría suele pedir los siguientes:

  • Ser mayor de edad, aunque algunos prestamistas pueden exigir que seamos mayores de 21 o 25 años.
  • Residir en España de manera permanente y contar con un documento de identidad, DNI o NIE, que lo verifique.
  • Tener una cuenta corriente de la que seamos titulares. En ocasiones esta cuenta corriente deberá ser en la propia entidad donde solicitemos el dinero.
  • Contar con unos ingresos que nos permitan hacer frente al reembolso del crédito sin desequilibrar nuestras finanzas mensuales.

Además, si acudimos a préstamos personales con nómina de gran envergadura, pueden pedirnos cumplir con requisitos adicionales como domiciliar la nómina en la entidad, contratar una tarjeta de crédito y utilizarla un mínimo, contratar ciertos productos vinculados como un seguro o firmar el contrato ante un notario.

Cómo puedo conseguir préstamos sin nómina

No contar con una nómina como fuente de ingresos ya no es un problema para acceder a la liquidez que buscamos. No obstante, aunque no sea necesaria una nómina, sí que deberemos contar con otra fuente de ingresos que nos permita reembolsar el dinero que solicitemos para poder conseguir préstamos sin nómina. Para que los prestamistas consideren válidos los ingresos alternativos a la nómina deben cumplir con tres condiciones indispensables:

  • Ser suficientes: deben permitirnos hacer frente al pago de las mensualidades de los préstamos y a nuestros demás gastos habituales sin problemas. La cantidad considerada suficiente dependerá de cada prestamista y del tipo de crédito que solicitemos. Así, los ingresos suficientes para reembolsar un minicrédito no serán tan altos como la retribución que se considere suficiente para reembolsar grandes préstamos personales
  • Ser regulares: debemos percibirlos de manera mensual y durante un mínimo de tiempo que garantice que en el futuro también disfrutaremos de ingresos que nos permitan hacer frente al reembolso. Al igual que la primera condición, la regularidad y el tiempo mínimo durante el que debemos percibirlo variará según las características del crédito al que acudamos.
  • Ser justificables: es imprescindible presentar un documento oficial que indique la cantidad y periodicidad con la que recibimos dicha retribución como la pensión o la declaración del IVA en caso de los autónomos.

Siempre que se cumplan estas tres condiciones no habrá ningún problema en acceder a los préstamos que queremos. Igualmente, según los parámetros de estas condiciones, el tipo de crédito al que podamos acceder variará. Entre las retribuciones que no provienen de un sueldo y que se consideran válidas encontramos los ingresos de los autónomos, los pensionistas o, en ocasiones, las personas que perciben una prestación por desempleo.