1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cómo financiar tu boda sin arruinarte en el intento? ¡Solicita un préstamo personal!

¿Cómo financiar tu boda sin arruinarte en el intento? ¡Solicita un préstamo personal!

Casarse en España cuesta de media 16.534 euros, más aún si la celebración tiene lugar en Barcelona o en Madrid, donde el gasto puede superar los 20.000 euros, según se desprende del último estudio de la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) referente a 2014. Una cifra a la que no siempre es fácil hacerle frente y que puede acabar trayendo más de un quebradero de cabeza.

Por ello, no es de extrañar que muchos de los futuros novios acaben recurriendo al crédito a la hora de planificar la celebración. Pero ¿es una buena idea?

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Wonga
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información

Ventajas de financiar tu enlace con préstamos personales

Hacer frente a los gastos de una boda puede ser problemático, por eso, conseguir el capital que queremos a través de los préstamos puede ser la clave para conseguir la boda de ensueño. Las principales ventajas de recurrir a este tipo de financiación de celebraciones son las siguientes:

  • Conseguir el capital que necesitamos: el coste de una boda suele ser elevado, por lo que necesitamos un método de financiación que nos permita acceder a cantidades que se ajusten a nuestro presupuesto. Los préstamos personales nos dejan conseguir cuantías de dinero que pueden llegar hasta los 50.000 euros.
  • Reembolso en períodos largos de tiempo: los plazos de devolución de estos préstamos son de períodos largos. Esto facilitará la amortización del préstamo, aunque cabe recordar que no debemos alargar demasiado los plazos de reembolso del crédito si no queremos pagar una elevada cantidad de intereses.
  • Mantener unos ahorros: si vamos a empezar la vida conyugal, es importante que tengamos unos ahorros. Por tanto, un préstamo personal nos permite no realizar un desembolso económico de tales cantidades nada más empezar esta vida. Sí que tendremos que ir pagando durante un tiempo, pero lo podemos llevar de forma más fácil.

Estas son las ventajas fundamentales de pedir un préstamo para financiar la boda que tanto tiempo llevamos esperando. Pero como es evidente, dependerá de la finalidad para la que vayamos a emplear el dinero, la cuantía y otro tipo de factores que ya hemos comentado.

¿Financiación específica para bodas?

Sí, en el mercado existen diferentes ofertas que están dirigidas expresamente a parejas que van a casarse. Generalmente, la financiación con un determinado tipo de finalidad tiene unos costes más bajos que, por ejemplo, los créditos al consumo habituales. Cuando decidimos recurrir a financiación para celebraciones, nuestra decisión dependerá también de a qué vamos a dedicar el dinero. Vamos a ver un caso concreto como es el viaje nupcial, este es uno de los gastos en los que se va la mayor parte del presupuesto. Hoy en día, podemos dar con préstamos personales especialmente dedicados a este fin y que pueden sernos de gran utilidad.

Otro caso son las tarjetas para novios o, incluso, las cuentas; ambos ofrecen ventajas pensadas para costear los gastos de la boda. Si hablamos de los plásticos, existen algunos que ofrecen bonificaciones por las compras que realicemos y que estén vinculadas a este evento. Un clásico también de financiar bodas son las cuentas que ofrecen ventajas para los novios que van a contraer matrimonio. Son las llamadas cuentas corriente de boda, que su principal ventaja es que suelen incluir tarjetas con el número de cuenta para que los invitados puedan realizar el ingreso del dinero.

Cómo financiar tu boda con tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito son ideales para pagar ciertos gastos que no sean de importes muy elevados como pagar a la banda de música o comprar los regalos de los invitados. Con estos plásticos podremos optar por las dos modalidades de pago que permiten, de tal forma que, podremos hacer uso del dinero a crédito y aplazar el desembolso a mes vencido o fraccionándolo en cuotas mensuales.

Si nos decantamos por la modalidad de pago total (reembolsar a mes vencido todo el importe), no tendremos que pagar intereses. En cambio, si nos decantamos pro el pago aplazado, los intereses rondarán entre el 15 y el 29 % TAE. Así, si realizamos una compra o un pago de importe muy elevado, probablemente nos resulte más recomendable pagar en cómodas cuotas mensuales, mientras que si se trata de pequeños gastos, será mejor que optemos por el pago total a fin de mes.

Los minipréstamos online para financiar pequeños gastos

Al igual que las tarjetas de crédito, los minipréstamos online pueden ayudarnos a financiar los gastos de la boda de forma sencilla. Por ejemplo, con los créditos sin intereses podríamos conseguir dinero rápidamente si necesitamos hacer frente a algún gasto de última hora y no tener que pagar ni un euro de más. Si necesitamos hacer un arreglo al vestido o tenemos que pagar al fotógrafo con rapidez y no contamos con la liquidez necesaria, estos mini créditos podrían ser de gran ayuda.

Este tipo de financiación de celebraciones nos permite conseguir capital con urgencia para cubrir gastos y devolverlo en un máximo de 30 días en una cuota única. La ventaja principal es que no tendremos que hacer frente a los honorarios, es decir, podemos conseguir el dinero gratuitamente. No obstante, como ya hemos mencionado, no deben ser vistos como el mejor método para financiar nuestra boda.

También debemos tener en cuenta que estas ofertas son solo para personas que no han solicitado con anterioridad un préstamo. Además, las cantidades a las que nos dan acceso suelen ser de hasta 300 euros, por lo que serán útiles solo para pequeños gastos propios de la organización del evento o para pagar una parte de ellos.