1. Prestameria.es
  2. >
  3. ¿Cómo realizo un aplazamiento de pago de mi préstamo?

¿Cómo realizo un aplazamiento de pago de mi préstamo?

Prorrogar un microcrédito es una opción a valorar dependiendo del momento en el que lo hayamos solicitado. En el caso de que el vencimiento del préstamo coincida con la fecha en la que disponemos de ingresos suficientes, no será necesario atrasar el pago y podremos saldar el crédito a tiempo. Esta sería la mejor opción. Sin embargo, si ambas fechas no coinciden, o un imprevisto nos impide pagar a tiempo, y vamos a tener problemas para pagarlo, podremos pedir una prórroga para hacer coincidir su vencimiento con la fecha de pago de nuestros ingresos. Esta flexibilidad de aplazamiento tendrá un coste adicional diferente según cada empresa.

Claves para prorrogar un microcrédito

Lo primero que debemos tener en cuenta es que un microcrédito es un crédito más caro que los préstamos bancarios convencionales. Presentan un interés medio del 1 % diario, por lo que si solicitamos 100 euros, tendremos que pagar 30 euros de intereses si lo devolvemos en un mes.

Por este motivo, debemos utilizarlos de forma puntual y devolverlo en el plazo más corto que nos permita nuestra capacidad económica. Incluso si un microcrédito nos permite alargar el plazo hasta 6 meses, pagar tanto tiempo supone hacer frente a un interés muy alto en relación a la cantidad que hemos solicitado. Este producto puede encarecerse obligando al consumidor a solicitar uno nuevo para pagar el anterior, lo que aumentaría su endeudamiento.

El impago de la deuda es sin dudas la peor posibilidad que puedes elegir para resolver el problema. Puesto que el impago de la deuda no cancela tu obligación de pago. Es decir, tiene lugar el efecto contrario – si no devuelves el importe del préstamo más todos los intereses correspondientes, el importe de la deuda se irá incrementando de manera progresiva. Así, cada día que pase sin cumplir con tu obligación de pago, te resultará más costoso el dinero prestado.

Solicitar una prórroga del préstamo rápido

Una prórroga significa una ampliación del plazo de devolución. Algunas entidades financieras ofrecen estos aplazamientos como una ventaja adicional. Un tiempo extra para volver a equilibrar tu situación económica y devolver tu minipréstamo sin caer en un impago. No obstante, no todas las entidades prestamistas de microcréditos urgentes incluyen esta opción. Si la incluyen, los plazos y costes que te ofrecen son distintos unos de otros según las condiciones de cada prestamista particular.

Para poder concederte la prórroga algunos prestamistas piden reembolsar los intereses generados hasta el momento y devolver el importe al final del plazo ampliado. Disfrutar de una prórroga tiene un coste que varía en función del importe del préstamo solicitado. En cualquier caso, la cuantía de la prórroga será inferior a la que tendrías que afrontar si incurrieras en impago.

¿Y si no puedes pagar la prórroga?

Las condiciones de prorrogar suelen variar según la entidad a la que acudas. En caso de que no seas capaz de pagar por la prórroga se cancelará la solicitud. Por lo tanto, el tiempo de vencimiento de tu préstamo volverá a ser el del plazo original.  Si no puedes desembolsar el importe de la prórroga ni tampoco haces frente a tu obligación de pago del minipréstamo urgente, entonces deberás pagar los intereses de demora por el incumplimiento de tus obligaciones y el impago del importe del préstamo que solicitaste con sus respectivos intereses.

En resumidas cuentas, si no consigues realizar el aplazamiento del pago tu préstamo cuando llegue el plazo y no has podido hacer frente al pago:

  • 1. A partir del día siguiente a que se acabe el plazo de reembolso te empezarán a cobrar los intereses de demora (más altos que los intereses normales) además de una comisión por la reclamación de las posiciones deudoras cada vez que se pongan en contacto contigo para notificarte cualquier aspecto
  • 2. Si el impago se prolonga la entidad podrá inscribirte en ficheros de morosos como RAI o ASNEF
  • 3. En ocasiones la entidad podrá traspasar tu deuda a una empresa de recobros
  • 4. En casos extremos los prestamistas pueden acudir a la vía judicial para reclamar el pago del crédito solicitado

Para evitar todas estas situaciones, se trata de que intentes pagar lo antes posible, para que no se te «coman» las comisiones de demora. Si no puedes pagar tu préstamo hasta el mes que viene, lo mejor es que lo hables con tu empresa crediticia cuanto antes e intentes llegar a un acuerdo.

La opción de aplazamiento de pago o la prórroga suele utilizarse para evitar impagos ya que ampliar el plazo siempre será más barato que no pagar. No obstante, también las prórrogas tienen un coste adicional que debes pagar. Siempre queda mejor cumplir con las condiciones contratadas y devolver el préstamo al tiempo establecido, evitando tanto el impago, como los aplazamientos y prórrogas. No debes solicitar minipréstamos y microcréditos rápidos si no estás completamente seguro de que podrás reembolsarlos en el plazo original acordado.