1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Cómo solicitar préstamos para morosos?

¿Cómo solicitar préstamos para morosos?

Si aparecemos en un fichero de morosos y necesitamos financiación, tener deudas impagadas nos cierra totalmente el acceso a cualquier tipo de préstamo bancario. No obstante, algunas empresas de capital privado sí que aceptarán nuestra petición de préstamos para morosos y no nos exigirán que dispongamos de avalista ni que cobremos un salario propiamente dicho. Además, por lo general, responderán a nuestra solicitud muy rápidamente, por lo que podremos disponer del dinero en cuestión minutos o como máximo en 48 horas.

Actualmente, los créditos con ASNEF más conocidos son los microcréditos  hasta 750 euros que conceden algunas empresas de capital privado. Estos productos se pueden contratar íntegramente a través de Internet y, además, se conceden en cuestión de muy poco tiempo. La garantía que aportaremos para que nos concedan el capital será exclusivamente personal, así que podremos conseguir el crédito con ASNEF o préstamos para morosos sin el respaldo de un tercero.

Vivus
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%

Pero estos no son los únicos productos que podemos obtener si necesitamos financiación y aparecemos en ficheros de impagos. Si nos encontramos en esta situación, algunos intermediarios financieros nos concederán préstamos con garantía hipotecaria de grandes cantidades de dinero, a reembolsar en un plazo que puede llegar a ser de hasta 20 años. Además, en ciertos casos nos permitirán disfrutar de un período de carencia, lo que significa que no tendremos que pagar las cuotas mensuales o solo pagaremos la parte correspondiente a los intereses durante los primeros años de vigencia del contrato. Sin embargo, debemos tener en cuenta que estos préstamos nos requerirán que pongamos como garantía una vivienda en propiedad, por lo que corremos el riesgo de perder la casa en caso de impago.

¿Cómo conseguir un préstamo para morosos sin aval?

Hay dos tipos principales de créditos para morosos sin avalista, cada uno de ellos con sus propios requisitos de acceso. En general, para conseguir un préstamo rápido tendremos que demostrar que cobramos unos ingresos suficientes para devolver el dinero prestado dentro del plazo, además de ser mayores de edad, ser residentes permanentes en España y disponer de una cuenta bancaria a nuestro nombre.

Además, para obtener estos préstamos con ASNEF sin aval hipotecario, algunas empresas nos exigirán que la deuda por la que fuimos inscritos no supere un importe determinado, que variará entre los 500 euros y los 1.000 euros según la entidad, y que no provenga de un impago a una entidad bancaria, ya sea un descubierto bancario, una tarjeta de crédito o un préstamo personal, aunque sí que podrá ser por impagos con nuestra compañía de suministros o telefónica, por ejemplo.

En cambio, las compañías que conceden créditos con garantía hipotecaria solo exigen disponer de una vivienda en propiedad o con una hipoteca con poco capital pendiente de pago. Por tanto, podremos conseguir un préstamo con ASNEF sin tener aval y sin tener que justificar ingresos. Eso sí, si incurrimos en un impago, la empresa se quedará con nuestra casa. Como en el caso anterior, debemos cumplir una serie de requisitos mínimos para acceder a estos productos de financiación: ser mayores de edad, residentes en España y con una cuenta corriente a nuestro nombre.

¿Para qué se usan los préstamos para morosos sin avalista?

Los préstamos con ASNEF y sin aval son, en su mayoría, microcréditos rápidos que nos dan acceso a pequeñas cantidades de dinero que nos permiten resolver ciertos contratiempos económicos puntuales. Estos productos no suelen tener una finalidad específica definida, así que los podemos utilizar para cubrir cualquier gasto imprevisto que nos sorprenda. Veamos un listado de los usos más comunes que se les da a este tipo de préstamos:

  • Saldar la deuda impagada para salir del fichero de morosos: podemos utilizar el dinero para pagar las deudas a nuestros acreedores y borrar nuestros datos de ASNEF, RAI, EXPERIAN, etc.
  • Solucionar rápidamente imprevistos puntuales: con los créditos rápidos podemos resolver todo tipo de contratiempos, desde pagar una factura o una multa, hasta reparar una rueda pinchada.
  • Disponer de liquidez en épocas de mucho gasto: también podemos solicitar un préstamo con ASNEF sin aval para afrontar épocas como la Navidad, las vacaciones de verano o la vuelta al cole.
  • Evitar embargos: si nuestro inmueble está a punto de ser embargado, podemos pedir un crédito con garantía hipotecaria para pagar la deuda y paralizar el proceso.

Como vemos, los préstamos para morosos online nos pueden ayudar en momentos en los que necesitemos dinero urgentemente, aunque no conviene usarlos de manera reiterada para financiar gastos que no sean imprescindibles, ya que en caso de impago entraríamos en una espiral de deudas que puede llegar a ser muy perjudicial para nuestra economía personal. De hecho, estos productos no están creados para utilizarlos como una fuente de financiación habitual o recurrente.

Riesgos de no devolver los créditos con ASNEF sin aval

Los préstamos que se pueden conseguir pese a tener deudas impagadas y no disponer de aval nos pueden ayudar a resolver contratiempos de manera puntual, pero nunca debemos usarlos de manera irresponsable o si no estamos totalmente seguros de poder cumplir con todas las condiciones que exigen. Por ello, solo debemos solicitarlos si necesitamos liquidez de manera muy urgente y nunca podemos contratarlos si no disfrutamos de unos ingresos suficientes como para pagar las cuotas o si algún factor nos impide cumplir con alguna de las condiciones del contrato.