1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Conoces la diferencia entre préstamo rápido y línea de crédito?

¿Conoces la diferencia entre préstamo rápido y línea de crédito?

En algunos ámbitos del marketing financiero se emplean indistintamente los términos crédito y préstamo para dar variedad al contenido de los textos y como palabras claves en el punto de mira de redactores y publicistas. Pero la realidad es que aluden a productos financieros distintos; considerarlas sinónimas puede acarrear algunas confusiones importantes a los usuarios, por lo aquí nos proponemos clarificar el asunto.

Características de préstamo rápido y línea de crédito

Las líneas de créditos y los préstamos son productos que permiten al usuario conseguir financiación, pero presentan diferencias que deben ser tenidas en cuenta cuando llega el momento de elegir entre un producto y el otro. La diferencia principal entre ellas es la recepción del dinero, que en el caso del préstamo es al principio mientras que la línea de crédito puede solicitarse según disponga el cliente.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Wonga
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información

Vamos a desglosar las características definitorias de cada uno de los dos productos, para tener clara la diferencia entre préstamo y crédito. De esta manera quedarán claras sus principales rasgos.

Definición de préstamo

Cuando hablamos de préstamo aludimos a una operación financiera en la que una entidad, generalmente bancaria entrega como prestamista una determinada cantidad fija de dinero a otra entidad o persona, que pasa a ser el prestatario. La condición de este acuerdo es que el beneficiario devuelva la cantidad acordada más los intereses generados en un plazo determinado, esta amortización se realiza de manera fraccionada, mediante cuotas prefijadas y de carácter regular.

Definición de crédito

El crédito comparte con el préstamo su condición de “cantidad prestada”, pero a diferencia del anterior, se trata de una cantidad “virtual” de dinero con un límite fijado que la entidad pone a disposición del cliente. Es decir, el cliente no dispone de toda la cantidad de golpe, por el contrario podrá extraer esta cantidad de manera parcial a través de una tarjeta o una cuenta bancaria. Con respecto a los intereses, estos se generan en función de la cantidad retirada con respecto al importe total.

La temporalidad también es diferente, ya que aunque en el crédito también se acuerda una devolución en un plazo, a finalizar este, se renueva automáticamente. Además, conforme se va utilizando, se sigue disponiendo del resto del importe acumulado en la cuenta o tarjeta.

Tradicionalmente, este producto financiero ha sido utilizado por las empresas para sufragar periodos de falta de liquidez o determinadas actuaciones empresariales; por el contrario, los préstamos se han convertido en la forma habitual en la que particulares accedían a la adquisición de determinados bienes, como viajes, coches o viviendas.

Principales diferencias entre préstamo rápido y línea de crédito

  • 1.Intereses. Con el préstamo solo pagamos un tipo de interés, el proporcional al dinero que tomamos prestado en el momento del acuerdo, y se paga regularmente hasta devolver el dinero. En el caso del crédito se paga un interés puntual que corresponde a un porcentaje del dinero del que hacemos uso en un momento concreto. En el caso de los mini créditos, este interés ronda el 0,99€ al día.
  • 2.Cantidad adquirida. El préstamo suele usarse para tener acceso a grandes cantidades de dinero, sea para financiar la compra de una casa, de un coche o de un proyecto que estamos emprendiendo, pero casi siempre suele ser un gasto planificado. Esto hace que el total del interés sea también más alto. Al crédito se recurre generalmente para sumas de dinero más pequeñas, cuando es necesario hacer frente a gastos inesperados. Para un arreglo de algún electrodoméstico estropeado, para afrontar un pequeño pago de la declaración de la renta, material escolar…
  • 3. Plazos de devolución. El préstamo suele ser un servicio financiero a largo plazo, para financiar gastos con un plazo mayor estipulado de devolución del dinero prestado. Con el crédito se suelen adquirir sumas de dinero puntuales cuyos plazos de devolución son también más cortos, como ya hemos comentado antes, van de los 30-40 días máximo para su devolución.
  • 4. Papeleos y tiempos de espera. Para solicitar un préstamo deberás asistir de forma presencial a un banco, llevar toda la documentación necesaria y tener un expediente limpio. Para solicitar un préstamo rápido o mini crédito, lo podrás realizar con sencillos pasos a través de Internet y sin papeleos. En 15 minutos podrás tener el dinero en tu cuenta.

¿Ventajas e inconvenientes?

El uso de un servicio u otro realmente depende de las necesidades. No es que uno sea más conveniente que otro, son productos completamente diferentes. Los préstamos suelen usarse para inversiones mayores ya planificadas y con una devolución a largo plazo, generalmente en forma de cuotas regulares a las que se le suman los intereses, por lo que es conveniente asumir el riesgo de que durante el plazo estipulado deberemos contar con la liquidez suficiente para ir pagando las debidas cuotas. Los créditos suelen tener intereses más elevados que los de los préstamos ya que contar con la posibilidad de poder disponer puntualmente de un dinero sin previa planificación es un servicio más costoso, pero útil y necesario para momentos concretos de falta de liquidez.