1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Creditea, la empresa líder de préstamos rápidos y líneas de créditos online

Creditea, la empresa líder de préstamos rápidos y líneas de créditos online

En un mercado en el que la mayoría de opciones de financiación son por pequeñas cantidades a través de empresas de préstamos rápidos, quienes tienen necesidades fuera de ese perfil no lo tienen fácil.

Sin embargo, financiar un cambio de coche, una reforma en casa, el pago de unas facturas o el comienzo de un negocio no es imposible, incluso si solicitar el crédito a un banco no es una opción.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 16)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
QueBueno
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 1)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wonga
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

La respuesta son empresas como Creditea. Entidades especializadas en financiación que no trabajan siguiendo los planteamientos que se imponen tradicionalmente en el sector bancario.

Creditea ha facilitado el acceso a liquidez a más de 3 millones de personas a lo largo de 14 países repartidos entre Europa y América. Se trata por tanto de una empresa con una amplia experiencia en el campo de los minicréditos online y que hace gala de presentar las mejores condiciones posibles del sector para acceder a una financiación rápida, flexible y con todas las garantías de transparencia.

Características generales de Creditea

Creditea está especializado en dos productos muy concretos, préstamos a plazos y líneas de crédito. Con respecto al primero de ellos, es posible acceder a un préstamo rápido de entre 250 y 3.000 euros con un plazo máximo de devolución de 24 meses. Con una línea de crédito, el cliente sólo debe pagar intereses por el dinero del que dispone. Esto ofrece, en función del producto elegido, flexibilidad, – permite acceder a cantidades considerables y devolverlas poco a poco– y libertad, al tener disponibilidad de liquidez de manera permanente.

¿Préstamo rápido o línea de crédito de Creditea?

El préstamo rápido y la línea de crédito son dos productos completamente diferentes que presentan sus propias ventajas e inconvenientes. No están diseñados para cubrir las mismas necesidades, y por tanto el cliente habrá de determinar, antes que nada, cuál de ellos se ajusta mejor a su situación particular.

Así, el préstamo rápido es la mejor elección posible si lo que se necesita es liquidez inmediata por un máximo de 3.000 euros para hacer frente a cualquier gasto imprevisto, pudiendo posteriormente devolver el dinero de forma cómoda mes a mes en el plazo marcado (pudiendo extenderse este hasta los 24 meses).

No deja de ser por tanto una especie de préstamo tradicional en el que el cliente es quien elige la cantidad y el plazo de devolución, y tiene la gran ventaja de que al ser una cuota siempre igual se puede integrar como un gasto fijo dentro de la economía familiar.

La posibilidad de realizar amortizaciones parciales o totales sin penalización es otro punto a favor, ya que es posible reducir el monto total a pagar si durante el periodo de vigencia del préstamo se recibe algún ingreso extra y éste se dedica a tal fin.

Desde la zona para clientes de la web de Creditea se pueden realizar estas amortizaciones de forma rápida y directa, pudiendo incluso cancelar el crédito en cualquier momento, y conseguir un importante ahorro en el pago de intereses.

La flexibilidad de este producto no consiste tan sólo en el amplio margen de que se dispone para la devolución del crédito, sino que también está contemplada la posibilidad de que algún mes las cosas vengan torcidas. Ante esa posibilidad, tomarse un “mes de respiro”, o lo que es lo mismo, no pagar la cuota correspondiente, es una opción de la que el cliente dispone y que puede activar tan solo comunicándolo a Creditea.

Pero por muy interesante que pueda resultar un préstamo a plazos de estas características, no siempre se ajusta a lo que todo el mundo necesita. Hay clientes que prefieren que se les conceda una línea de crédito porque no necesitan una inyección de dinero puntual, sino una financiación constante y prolongada en el tiempo. Por eso es una muy buena opción si se va a necesitar liquidez de forma recurrente durante varios meses.

A este factor se suma también que es el propio cliente quién organiza personalmente las retiradas y devoluciones de dinero sin que haya que seguir unos plazos marcados, permitiendo libertad total en la gestión del dinero.

Con la línea de crédito el cliente puede optar desde 500 hasta 5.000 euros, pero la diferencia estribará en que los intereses a pagar no se calcularán sobre ese total, sino sobre la cantidad dispuesta.

Es decir, tras la concesión de la línea de crédito, el cliente tiene a su disposición ese dinero en su zona privada, pudiendo retirar hacia su cuenta corriente la cantidad que desee en cualquier momento. Es sobre esta cantidad sobre la que se calcularía el pago de los intereses. Además, el plazo máximo en este caso se amplia de los 24 a los 36 meses.

Si bien la primera transferencia que se haga de la línea de crédito hacia la cuenta corriente tiene un coste cero, las siguientes transferencias se verán sometidas a una comisión del 3,90% sobre la cantidad transferida. Es por ello que cuantas más transferencias se realicen mayores serán los costes acumulados del servicio, de manera que el cliente deberá encontrar el equilibrio adecuado entre sacar grandes cantidades -que implican un mayor pago de intereses- o hacer retiradas frecuentes de pequeñas cantidades, que se penaliza con la citada comisión.

Al igual que con el préstamo, el cliente que contrate una línea de crédito con Creditea también tendrá la posibilidad de ir amortizando deuda siempre que desee, pudiendo disminuir así los costes. Eso sí, el pago mínimo al que debe hacer frente todos los meses para cancelar la deuda será de 10€.

Tanto para un producto como para otro, Creditea dispone de un servicio online activo las 24 horas del día, los 365 días del año, que permite acceder a su zona privada y poder consultar o realizar movimientos contables.