1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Disfruta de un préstamo personal sin aval en minutos

Disfruta de un préstamo personal sin aval en minutos

Con los préstamos personales ahora podrás conseguir la financiación que necesitas sin necesitar a nadie que te avale.

¿Qué es el aval en los préstamos personales?

Lo primero que debemos aclarar es, ¿qué es un aval? Los avales son requeridos en algunos productos crediticios como una forma de garantizar el pago de la deuda que se ha contraído con la entidad prestamista, mediante un tercero con una solvencia suficiente que se responsabilice del pago del crédito, en el caso de que el titular o los titulares que lo contraten fallen en hacerlo.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 2)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Wonga
Puntuación: 4.3 (Número de puntuaciones: 18)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información

Según el Banco de España, el aval es una garantía para asegurar el cumplimiento de las obligaciones económicas del prestatario con respecto al prestamista. El avalista (la persona encargada de avalar) es una persona que por su nivel de ingresos y estabilidad laboral garantiza a la entidad que podrá hacer frente a los pagos de la persona que solicitó el préstamo, en caso de que el titular se vea incapaz de hacerlo.

Se debe hacer especial hincapié en que no todos los préstamos requieren presentar un aval como garantía. En el caso de los préstamos personales sin aval y de otros productos como los minicréditos, si no cumplimos con los plazos de devolución del capital prestado, responderemos con el conjunto de nuestros bienes presentes y futuros.

Esto implica que podrán embargar nuestras cuentas, retirarnos automáticamente un porcentaje del salario que está establecido por ley, etc. Además, lo más probable es que terminemos inscritos en un fichero de impagos como ASNEF o EXPERIAN y, a la larga, esto nos cerrará muchas puertas si queremos acceder a otro tipo de préstamos, sobre todo si son de grandes cantidades de dinero o si los conceden entidades bancarias convencionales.

Diferencias principales entre una garantía y un aval

Los términos “aval” y “garantía” se usan muchas veces como sinónimos de forma errónea, ya que no tienen el mismo significado. A continuación, veremos cuál es la definición de cada uno de los conceptos y de qué manera podemos ver y entender cómo se aplican ambos términos con los préstamos personales:

  • 1. La garantía es el bien o conjunto de bienes que garantiza el pago del crédito a la entidad prestamista. El bien o bienes puestos como garantía podrán ser embargados en caso de que no podamos saldar la deuda. En el caso de los préstamos personales, la garantía es el conjunto de nuestro patrimonio presente y futuro, por lo que, si incumplimos alguna de las condiciones del contrato, la entidad o prestamista podrá congelar nuestra cuenta bancaria e, incluso, retenernos una parte del sueldo.
  • 2. El aval, en cambio, es el compromiso de un tercero (el avalista) a hacerse cargo del pago del crédito en caso de que no cumplamos con las obligaciones establecidas en el contrato. En este caso, si alguien nos avala y no hacemos frente a las mensualidades, nuestro avalista se verá obligado a pagar las cuotas y sus bienes podrán ser también embargados.

El aval es una persona que se encarga de la deuda con todas las responsabilidades y consecuencias, mientras que la garantía es un bien material que puede servir como pago en caso de incumplimiento del contrato. La principal diferencia entre aval y garantía queda registrada en la siguiente imagen:

Por tanto, el aval solo es una garantía adicional que nos exigirán algunas entidades si consideran que nuestro nivel de ingresos es demasiado elevado como para responder al pago de la deuda. En cambio, si pedimos préstamos personales rápidos de bajos importes o cobramos unos ingresos que nos permitan reembolsar un préstamo de mayor cuantía, no habrá problema en conseguir financiación sin necesidad de un aval.

¿Cuánto dinero obtendré con un préstamo personal sin aval?

La suma de dinero que podemos obtener con los préstamos personales sin aval será mayor o menor dependiendo, básicamente, de nuestro nivel de ingresos y de la entidad o establecimiento financiero al que acudamos. Si cobramos un buen sueldo o recibimos una pensión elevada, podremos solicitar créditos de altos importes, mientras que si nuestros ingresos son reducidos, solo podremos contratar préstamos de cantidades más reducidas.

Con los minicréditos la cantidad máxima a la que podremos acceder no superará los 1.000 euros, aunque el máximo concreto dependerá de cada entidad para poder afrontar pequeños imprevistos puntuales. Con los créditos rápidos concedidos por entidades de capital privado la cantidad que nos permitirán obtener oscila entre los 1.000 y los 5.000 euros. En cambio, con los préstamos personales tradicionales la cantidad que podremos obtener podría alcanzar los 60.000 euros, según el tipo de proyecto que deseemos financiar.

Si necesitamos una gran cantidad de dinero, pero no disponemos de ingresos demasiado elevados, no tendremos más remedio que aportar un aval o alguna otra garantía (como una propiedad o un coche, por ejemplo) para conseguir que nos concedan los préstamos personales o cualquier otro producto crediticio. De lo contrario, la entidad no tendrá un “seguro” con el que cerciorarse de que reembolsaremos el capital a tiempo y cumpliendo con todas las condiciones.