1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Financiación al instante a través de los préstamos con garantía personal

Financiación al instante a través de los préstamos con garantía personal

Con los problemas que se han derivado de la actual crisis económica, las familias españolas cada vez están recurriendo con mayor frecuencia a las diferentes alternativas para solventar los gastos más necesarios que se presentan todos los meses o para enfrentar situaciones no previstas.

Son varias las opciones que se tienen en cuanto a los préstamos más comunes que ofrecen las entidades financieras, físicas y online, por lo que a continuación presentaremos algunos de los más conocidos, así como sus principales características, considerando siempre que en todos los préstamos se maneja la garantía personal.

Vivus
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%

¿Qué es un préstamo con garantía personal?

Los préstamos con garantía personal, también llamados préstamos personales o de consumo, son productos que tienen como garantía de pago el conjunto de los bienes personales presentes y futuros del prestatarios, no un bien en concreto. Estos créditos se suelen utilizar para financiar la adquisición de bienes y servicios con un precio elevado, aunque últimamente también han aparecido créditos con garantía personal destinados a resolver imprevistos.

Cuando una persona desea comprar una vivienda, por ejemplo, pero no dispone de fondos suficientes para hacerlo, tiene la posibilidad de solicitar un préstamo hipotecario, que son los que con más frecuencia se solicitan en estos casos. La garantía personal que se aplica en los demás préstamos personales, en este caso se convierte en una garantía real, que como hemos dicho básicamente es la vivienda.

En algunas ocasiones, es posible que la entidad considere que la garantía aportada no es suficiente para responder al pago del crédito y quiera que se aporte un aval como garantía adicional. En este caso, la persona que nos respalde (el avalista) también será responsable del pago de la deuda contraída con el prestamista.

¿Qué hay que tener en cuenta si pedimos un préstamo con garantía personal?

Tanto si pedimos un préstamo con garantía personal como si solicitamos un crédito con garantía hipotecaria o cualquier otra garantía, hay diversos aspectos en los que debemos fijarnos si queremos obtener la financiación que necesitamos al mejor precio. Veamos cuáles son:

  • Tipo de interés aplicado: es un porcentaje que se aplica sobre el capital pendiente de pago y que establece cuánto dinero habrá que pagar a la entidad. En general, los préstamos con garantía personal y con garantía hipotecaria que no son hipotecas tienen un tipo de interés fijo, que se mantiene sin cambios a lo largo de todo el plazo de reembolso. Sin embargo, también hay créditos cuyo interés es variable referenciado a un índice (como el Euríbor), que podrán cambiar dependiendo de las oscilaciones de dicho índice.
  • Comisiones: un crédito con garantía personal, hipotecaria o cualquier otra garantía también puede incluir comisiones, que son el coste de las gestiones que debe realizar la entidad para poner el dinero a nuestra disposición. Tanto las comisiones como el tipo de interés aplicado se reflejan en la tasa anual equivalente del préstamo, que también tiene en cuenta otros costes.
  • Productos vinculados: son aquellos servicios financieros y no financieros que deberemos contratar para poder acceder a un crédito con garantía hipotecaria o personal. Suelen ser seguros, domiciliaciones (de nómina, de recibos…), tarjetas de crédito y débito, etc.
  • Gastos de notaría: muchos préstamos con garantía personal e hipotecaria tienen que formalizarse ante notario, cuyos honorarios se incluirán en el precio del producto.

¿Qué pasa si no devuelvo un préstamo con garantía hipotecaria o personal?

Tanto en el caso de los préstamos con garantía personal como en el de los créditos cuya garantía es hipotecaria u otra, en caso de impago el bien o bienes puestos como garantía pueden ser embargados para saldar la deuda contraída. Sin embargo, antes de llegar a este punto, las entidades suelen seguir el procedimiento siguiente:

  • Cobro de comisiones e intereses de demora. Si no pagamos un crédito a tiempo, la entidad nos cobrará una comisión por cada reclamación de pago y nos aplicará un interés de demora más alto que el interés normal del préstamo.
  • Inscripción en un fichero de morosos. Si el impago se prolonga, nuestros datos pueden ser inscritos en un fichero de morosos como ASNEF o RAI. En este caso, ningún banco ni muchos prestamistas privados querrán concedernos créditos, lo que reducirá enormemente nuestras posibilidades de conseguir financiación.
  • Reclamación judicial del pago de la deuda. Como último recurso, el prestamista puede interponer una denuncia en los juzgados para recuperar su dinero. Si perdemos el juicio, tendremos que reembolsar el crédito (capital e intereses), pagar los recargos por la demora y abonar los gastos judiciales (abogados, tasas…).

Si tras todo este proceso no disponemos del capital suficiente para pagar la deuda, el bien o bienes puestos como garantía podrán ser embargados para saldarla. Por ello, siempre recomendamos no contratar un préstamo si no cobramos unos ingresos que nos permitan pagar las cuotas a tiempo.