1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. ¿Influye la edad al pedir préstamos para pensionistas?

¿Influye la edad al pedir préstamos para pensionistas?

Lógicamente, tanto los bancos como los prestamistas privados tienen en cuenta varios factores para valorar si un solicitante es apto para acceder a un crédito, siendo la capacidad de pago uno de los más importantes. En consecuencia, entre las comprobaciones que se efectúan también se incluye la de la edad del posible cliente, pues ser muy joven o muy mayor puede aumentar el riesgo de morosidad de la operación. Así, si ya estamos jubilados, podremos contratar los siguientes préstamos para pensionistas en función de la edad que tengamos:

  • Los prejubilados pueden contratar un seguro de protección de pagos o de vida adjunto al contrato del préstamo. De este modo, el prestamista tendrá la seguridad de que reembolsaremos en dinero prestado y los intereses caso de que no podamos realizarlo por nuestra cuenta con cualquier motivo. Los seguros de vida cubrirán al asegurado hasta los 65 años, por lo general; los de protección de pagos, hasta los 70.
  • Los jubilados menores de 75 años podrán solicitar préstamos para pensionistas contratando un seguro adicionalmente a la contratación del préstamo. Además, muchas compañías exigen que nuestra edad cuando se finalice el reembolso del préstamo sea inferior a los 75 años, aunque esto varía entre entidades y dependiendo del producto que solicitemos.
  • Para los jubilados mayores de 75 años es muy probable que les pidan entregar el nombre de una tercera persona como aval, que se encargue de afrontar el pago de las cuotas si nosotros nos podemos hacerlo por cualquier motivo. Las políticas de riesgo de la mayoría de prestamistas exigen que se presente un aval cuando se supera cierta edad.

En la mayoría de los casos, los prestamistas establecen qué edad máxima no se puede superar para acceder a sus préstamos para pensionistas, ya sea en el momento de la firma, al vencimiento del producto o en ambas situaciones. Esto es especialmente importante cuando se piden préstamos a largo plazo, pues nuestra avanzada edad nos impedirá contratar productos con períodos de devolución prolongados y nos obligará a devolver el dinero en menos tiempo.

Vivus
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Wonga
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información

Documentación para solicitar un préstamo para pensionistas

El requisito principal que exigen las entidades que ofrecen préstamos para pensionistas es disponer de unos ingresos suficientes para poder devolver el dinero y los intereses en el plazo seleccionado. Por ello, si nuestra edad es muy avanzada, es posible que no podamos acceder al crédito, pues la entidad no querrá asumir el riesgo de no recuperar lo prestado. En general, la edad máxima que se permite tener suele ser de hasta 75 años al finalizar el plazo, aunque puede ser distinta dependiendo de nuestra capacidad de reembolso y del prestamista al que decidamos acudir.

En algunas ocasiones, además, el prestamista nos exigirá que contratemos un seguro de vida que cubra la amortización del crédito en el caso de que fallezcamos. El motivo por el que se pide suscribir este seguro es que los jubilados tienen una edad muy elevada, así que algunas entidades solo conceden préstamos para pensionistas si se les da esta garantía extra de que recuperarán el dinero.

En cualquier caso, para demostrar que cumplimos con las condiciones exigidas, tendremos que presentar la siguiente documentación:

  • Uno o varios ingresos de las últimas pensiones que hemos recibido para certificar sus características de importe y regularidad.
  • Documento de acreditación de pensionista o jubilado y el DNI o NIE.
  • Extracto bancario con los últimos movimientos mensuales.

Proporcionando esta documentación, no tendremos ningún problema en acceder a los préstamos para pensionistas que necesitamos.

Diferentes tipos de préstamos para diversas necesidades

Dentro del mercado hay una gran variedad de productos con los que podemos obtener financiación si estamos jubilados. Además de los préstamos para pensionistas que comercializa la banca más tradicional, también existen créditos alternativos que nos pueden venir bien, como los créditos rápidos de ciertas empresas de capital privado o hasta las llamadas hipotecas inversas. Veamos cuáles son las características principales de todos estos productos:

  • Minicréditos de hasta 1.200 euros: estos productos nos permiten obtener pequeñas sumas de dinero en menos de 15 minutos, sin necesidad de hacer papeleos y sin que contemos con un aval. Su plazo de amortización suele ser de hasta 30 días y se devuelven en un único pago, que incluye el dinero prestado más los honorarios del prestamista (los intereses). Estos créditos no tienen comisiones ni productos vinculados de ningún tipo. Asimismo, para conseguirlos no es necesario justificar la finalidad para la que usaremos el dinero, así que podemos pedirlos para lo que queramos.
  • Préstamos personales: estos créditos nos aportan una mayor cantidad de efectivo con los que podremos hacer realidad algunos de los proyectos privados que siempre hemos tenido. Existen productos con finalidad específica, como préstamos reforma para hacer de nuestro hogar el lugar que siempre soñamos, o los préstamos coche para adquirir el vehículo que queremos y pagarlo en plazos más cómodos. Estos créditos nos ofrecen hasta 60.000 euros a devolver en plazos de hasta 10 años y con un coste que ronda el 8 % TAE, aunque tendremos que tener en cuenta nuestra edad cuando acabe el contrato para saber si somos aptos de solicitarlos.
  • Hipoteca inversa: si somos mayores de 65 años, podremos obtener un complemento a nuestros ingresos de jubilado utilizando nuestra casa como garantía de reembolso. Este producto nos permite convertir el valor de nuestro inmueble en una remuneración mensual o total de la que el banco nos hará beneficiarios.

Dependiendo de nuestro perfil financiero y del uso que le queramos dar a nuestro préstamo para pensionistas, tendremos que decantarnos por un producto o por otro. Por ejemplo, si nos surge un imprevisto y tenemos que solventarlo rápidamente, es posible que nos convenga pedir un minicrédito. En cambio, si lo que queremos es un complemento para la pensión, la hipoteca inversa puede ser un producto adecuado.