1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Intereses de demora: no pagar un crédito rápido, tiene consecuencias

Intereses de demora: no pagar un crédito rápido, tiene consecuencias

Algo que nos había ayudado en un principio, por necesitar dinero urgente, puede convertirse en un problema de comisiones por mora e intereses, que suman y siguen. Básicamente es lo mismo que si no pagamos cualquier otro préstamo o crédito, el importe se verá en aumento, a medida que vayan pasando los días, semanas…meses, sin abonarlo.

¿Qué son los intereses de demora?

Los intereses de demora son un porcentaje que se añade a la cuota a devolver cuando se produce un impago. Toda la información relativa al tipo, a la forma en la que se aplica y calcula, y a los gastos por impago, tiene que ser facilitada antes de la firma del préstamo por parte del prestamista o intermediario. Estas mismas condiciones aparecerán también en el contrato del producto financiero.
Los intereses de demora suelen ser muy superiores a los intereses ordinarios y se activan cuando el cliente deja de pagar. Si abonamos un interés del 12% por el préstamo, los intereses de demora que figuren en el contrato pueden ser, por ejemplo, del 22%. Por tanto, cuando se produce un impago es fácil entrar en una espiral en la que cada vez debamos más dinero y esto haga que se apliquen más intereses, de manera que la deuda sea impagable y las familias tengan que responder con sus bienes.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 16)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
QueBueno
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 1)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wonga
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Los límites que dicta la ley

La ley establece un límite general a este tipo de intereses, que no pueden ser superiores a dos veces y medio el interés legal del dinero en un momento dado. El interés legal del dinero se actualiza cada año en los Presupuestos Generales del Estado. En caso de que se trate de créditos por un importe inferior a 200 euros, este límite no se aplica.
No obstante, conviene saber que una sentencia del Tribunal Supremo de abril de 2015 estableció que los intereses de demora de los préstamos personales (no hipotecarios) sólo pueden ser dos puntos superiores al interés pactado en el préstamo personal. Por tanto, si el interés que aparece en el contrato es del 8%, el de demora solo podría ser del 10%. Lo que exceda de esta cantidad es abusivo.
Además, esta sentencia no solo tiene efectos en los préstamos que se contraten en el futuro, sino que también tiene validez para los ya firmados. Con independencia de lo que figure en el contrato, sólo se podrá aplicar un interés de demora superior en dos puntos al interés pactado en el préstamo. El consumidor podría pedir a la entidad los intereses abonados de más, aunque probablemente tenga que acudir a la vía judicial.
Por todo ello, es imprescindible leer el contrato con atención, no firmar nada sin comprenderlo en su totalidad y no dejarse llevar por sus ingeniosos anuncios televisivos. Como la cantidad que se solicita es a veces tan reducida, puede hacernos bajar la guardia y llevarnos a pensar que nada oscuro se esconde tras la solicitud de 50 o 200 euros. Porque si el cliente es incapaz de pagar, tiene la opción de solicitar un aplazamiento, pero a cambio de comisiones que en muchos casos llegan a los 120 euros.
Si aun así no abona lo adeudado, la penalización sigue subiendo por cada día de retraso. Y es más, por cada aviso que reciba el deudor tendrá que pagar una cantidad de entre 15 y 30 euros -y suelen hacer un aviso por semana-. Así que en poco tiempo los 100 euros se habrán convertido en 500 y la deuda seguirá creciendo si no se paga. Además, cuando se trata de una cuantía inferior a 200 euros, estos minicréditos esquivan la Ley de Contratos de Crédito al Consumo.

¿Qué nos ocurrirá si hemos pedido mini créditos online y no podemos pagarlos?

  • 1. Primera cuota impagada: si llega la fecha de vencimiento y aún no hemos hecho efectivo el pago, lo más probable es que nos apliquen un interés por demora que será superior al de los intereses base de los minicréditos al instante. Además, nos cobrarán una comisión por reclamación que rondará los 20 o 30 euros simplemente por avisarnos de nuestro primer impago.
  • 2. Segunda cuota impagada: si aún no hemos liquidado la deuda, puede ocurrir que la empresa incluya nuestros nombres en registros de morosidad como ASNEF o EXPERIAN, de modo que, si más adelante necesitamos acceder a otro tipo de financiación, casi nadie nos la concederá.
  • 3. Tercera cuota impagada: si ya llevamos tres meses o más sin pagar, las medidas van a ser más drásticas; la entidad podría efectuar una reclamación judicial con la finalidad de cobrar tanto el importe base como las comisiones por demora. Si perdiéramos el juicio, no solo tendríamos que lidiar con el reembolso de los mini préstamos online sino también con los costes judiciales.

Cabe decir que estas medidas podrían variar si en la entidad que concede minicréditos al instante figuran otras normas. Para curarnos en salud, asegurarnos de que podremos desembolsar el dinero el día que nos toque nos permitirá tener un mayor  control de la situación en todo momento.