1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Préstamos estudiantiles: la mejor manera de afrontar el gasto de estudiar una carrera

Préstamos estudiantiles: la mejor manera de afrontar el gasto de estudiar una carrera

Acceder a una carrera universitaria es una tarea que, cada vez, resulta más complicada para los estudiantes españoles. La dura competencia así como los elevados precios en tasas y los costes que conllevan el desplazamiento y manutención en una ciudad diferente suponen un desembolso que en muchas ocasiones es difícil de afrontar.

Matrícula, tasas, libros, material, transporte y comida son algunos de los gastos que se restan de las cuentas bancarias de los estudiantes que, en numerosas ocasiones, pasan por dificultades económicas. Si a todo esto se suma el hecho de realizar la carrera o posgrado en una universidad extranjera, o hacer parte de la misma, estos costes se pueden incrementar considerablemente.

Vivus
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Wonga
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 19)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información

Con el objetivo de hacer frente a las necesidades de financiación, las entidades bancarias y empresas de crédito online cuentan con productos específicos destinados al estudio tanto en España como en el extranjero. Se trata de préstamos personales con características similares a los tradicionales, aunque con algunas particularidades. Aquí te contamos quiénes lo pueden solicitar y cuáles son sus requisitos.

¿Qué puedo financiar con los préstamos para estudiantes?

Los préstamos para estudiantes son créditos diseñados específicamente para financiar algún tipo de curso escolar, ya sea de la educación obligatoria como de la superior. En general, se utilizan para costear el pago de la matrícula, aunque en muchos casos también permiten pagar otros gastos asociados como el coste de los libros, del material o del alojamiento. Existen diversos tipos de préstamos para estudiantes, pero los más habituales son los que mostramos en la siguiente lista:

  • 1. Créditos para financiar toda la carrera: el capital que recibamos se tendrá que gastar en los pagos de las matrículas y demás gastos relacionados con este tipo de estudios. Este es uno de los préstamos para estudiantes más solicitados.
  • 2. Anticipos de becas: uno de los productos más comunes son los que anticipan el importe de una beca que nos han concedido pero aún no nos han ingresado. Una vez ingresada la beca debemos reembolsarlos. Hay entidades que ofrecen los anticipos de beca gratis, es decir, sin intereses.
  • 3. Préstamos para másteres y posgrados: los estudios superiores en ocasiones son de difícil acceso por culpa de su precio. Gracias a los préstamos para estudiantes, financiar un máster o acceder a los estudios que más nos apetezca para completar nuestra formación universitaria, es mucho más fácil.
  • 4. Créditos para otros cursos: en el mundo académico hay una gran variedad de ofertas de cursos extracurriculares que carecen de una tipología oficial, pero que nos pueden ayudar mucho en la especialización hacia nuestro fin laboral. Los préstamos para estudiantes pueden aportarnos la financiación necesaria para pagar el precio de la matrícula de estos cursos, así como de los materiales que requieran.
  • 5. Préstamos para estudios internacionales: muchos universitarios optamos por embarcarnos en una aventura académica en otros países, aunque los gastos que este desplazamiento acarrea no sean fácilmente asumibles. Sin embargo, hay préstamos para estudiantes que nos permitirán conseguir financiación para estudiar en distintos lugares del mundo.

Una práctica muy útil para decidir si nos decantamos por un tipo de préstamo personal u otro es la de realizar un análisis de nuestra situación económica y de la capacidad de reembolso que tenemos. Esta evaluación nos ayudará a comprobar si seremos capaces de pagar el préstamo sin que se desequilibre nuestra economía y sin hacer peligrar nuestra aventura estudiantil.

¿Qué tienen de diferente los créditos para estudiar?

¿Es la primera vez que solicitamos financiación? Los préstamos para estudiantes cuentan con unas características propias que los diferencian de otros productos financieros del mercado. Por este motivo, conocer cuáles son sus peculiaridades puede ayudarnos a saber si realmente cumplen con nuestras expectativas. A continuación, lo explicamos en apenas unos segundos:

Estos créditos son préstamos bancarios en su mayoría y están dirigidos a un sector de la población con unas necesidades y un perfil muy determinados, por lo que las condiciones que ofrecen son algo distintas a las de otros productos de financiación:

  • 1. Sus requisitos y sus condiciones son más flexibles y favorables que las de los préstamos «tradicionales», ya que los prestamistas son conscientes de que los estudiantes se están formando y no tienen tiempo suficiente para trabajar a jornada completa, ni disponen de los mismos ingresos que una persona con una trayectoria laboral a sus espaldas.
  • 2. Permiten la amortización a plazos de hasta 15 años, aunque todo dependerá de la entidad con la que estemos tratando.
  • 3. Muchos préstamos para estudiantes permiten no pagar durante un tiempo si nos acogemos a un período de carencia total o pagar solo los intereses si nos decidimos por una carencia parcial.
  • 4. La amplia variedad de préstamos para estudiantes nos permite elegir el que mejor se adecúa a nuestro perfil, así como que sean nuestros padres quienes lo pidan.
  • 5. El precio de los préstamos para estudiantes es de los más bajos. Dentro de la cartera crediticia de las entidades y empresas de capital privado, los préstamos más baratos son los que están destinado para estudiar.

Estas características de los préstamos para estudiantes son las que los hacen productos más baratos y con mejores condiciones que otros créditos del mercado. Financiar nuestra vida universitaria es posible si podemos asumir las cuotas mensuales que estos préstamos nos cobrarán.