1. Prestameria.es
  2. >
  3. Préstamos para pagar deudas

Préstamos para pagar deudas, ¿realidad o ficción?

Vivus
Puntuación: 4.5 (Número de puntuaciones: 14)
Cantidad: 300 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Dineo
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wonga
Puntuación: 4.7 (Número de puntuaciones: 14)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
CcLoan
Puntuación: 4.8 (Número de puntuaciones: 23)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 300 € / 800 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 400 €
Coste del préstamo: 100 € TAE 3172%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Ferratum
Puntuación: 3.9 (Número de puntuaciones: 23)
Cantidad: 300 € / 500 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Creditstar
Puntuación: 4.4 (Número de puntuaciones: 25)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 390 €
Coste del préstamo: 90 € TAE 2334%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Onlinecredit
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 15)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 396 €
Coste del préstamo: 96 € TAE 2825%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Twinero
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 405 €
Coste del préstamo: 105 € TAE 3752%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Cantidad: 300 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 300 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Contratos de línea de móvil, de electricidad, suministro de gas, financiación de aparatos de tecnología… ¿Somos realmente conscientes de cuántos pagos tenemos que afrontar mensualmente y con cuántas compañías diferentes?

Además de estas facturas hay un gran número de personas que algunos meses no llegan a poder realizar todos estos pagos ya que también tienen que hacer frente a sus deudas con los bancos.

No es recomendable solicitar un préstamo con deuda para pagar otras deudas ya que esto nos hace meternos en un círculo vicioso de deuda desde el que es difícil salir. Sin embargo, en ocasiones no nos queda más remedio que recurrir este tipo de soluciones para poder afrontar esas facturas de más imprevistas y no acumular así grandes deudas.

Gastos como pagar un semestre de la universidad, comprar un nuevo electrodoméstico, adquirir un coche, subvencionar una boda o simplemente pagar la letra de nuestras pasadas vacaciones, pueden ser gastos extra que requieran de este tipo de préstamos para pagar deudas para que no acaben siendo grandes deudas pendientes.

Si este tipo de financiación no se hace de forma responsable puede conllevar ciertos riesgos. Podría darse el caso del sobreendeudamiento o de llegar a un punto en el que no se tengan claras las cifras de cuánto es lo que se debe realmente y a quién. De esta manera, pueden surgir verdaderas dificultades a la hora de devolver el dinero convirtiéndose finalmente en deudor.

Los acreedores de estas deudas pueden ejercen su derecho de reclamar e incluir a su cliente como moroso en alguna de las más importantes bases de datos que existen en España como ASNEF o Experian.

Pero, ¿se puede solicitar un préstamo si se está en una de estas listas?

Esta es la típica pregunta que se realiza uno cuando se pone a buscar financiación y le comunican que ha sido registrado en un listado de deudores.

La vinculación a uno de estos ficheros nos marca como una persona non-grata para cualquier banco y hace que sea imposible recurrir a una entidad de este tipo en caso de necesitar otro crédito.

En definitiva, hoy en día conseguir un préstamo con algún banco cuando ya se ha adquirido una deuda con otra entidad o empresa privada es realmente complicado.

Los bancos analizan minuciosamente la situación monetaria de los potenciales clientes para garantizar su solvencia y cada vez son más exigentes a la hora de aprobar una operación financiera.

La entidad bancaria estudia el sueldo, la estabilidad laboral, el patrimonio, la situación familiar, la inclusión en alguna lista de morosos o si ya se han concedido créditos anteriormente. Se analizan todas estas variables y se tienen en cuenta.

El banco estudia los gastos e ingresos y comprueba si puede o no conceder ese préstamo para pagar deudas y, si es posible, bajo qué condiciones.

Con requisitos cada vez más prohibitivos los bancos frenan el paso a una gran cantidad personas que realmente necesitan dinero.

No solo a los deudores, que han sido registrados en las tan temidas listas de morosos, también a los que no tienen un trabajo fijo o aquellos que no poseen un salario mensual mínimo.

Microcréditos como solución para las personas morosas

Los préstamos para pagar deudas cuentan con un gran número de ventajas que los convierten en una opción muy atractiva para la financiación para personas que ya han contraído otras deudas. Al no pedir avales ni nóminas les convierten en una opción idónea para aquellos que se encuentran en una lista de morosos.

Resulta muy fácil entender el porqué del éxito de esta nueva modalidad en cuanto a préstamos personales se refiere: son rápidos, fáciles y transparentes.

Estas entidades apenas piden documentación a los clientes y resulta realmente sencillo acceder a uno de estos préstamos rápidos.

En la mayor parte de los casos su gestión se tramita de forma online o por teléfono, la compañía solicita el DNI y un número de cuenta a donde hacer el ingreso y en poco tiempo se puede disponer del dinero, sin necesidad de presentar ningún tipo de documento como una nómina o un aval.

No obstante, antes de solicitar un crédito rápido es esencial estudiar el mercado. Actualmente, hay una gran cantidad de empresas de este tipo y escoger préstamos ofrecidos por servicios financieros eficientes es importante para obtener una total claridad en los costes de una oferta.

Es aconsejable recurrir a un buscador que muestre cuáles son las entidades que conceden créditos y seleccione las ofertas más baratas del mercado actual hasta encontrar la que mejor se adapte a cada necesidad.

Micropréstamos para subsanar otras deudas

Como punto de partida no resulta muy buena idea pedir un préstamo para pagar otro porque en realidad lo que se está haciendo es abonar dobles comisiones. No obstante, podrían existir casos en que sí convenga pedir un préstamo para dicho fin.

Hacer esto es una alternativa a la que recurrir sólo en casos verdaderamente excepcionales. Cuando no se puede hacer frente a la deuda, pedir un pequeño préstamo para pagar deudas o solicitar un crédito rápido podría resultar una buena solución.

A pesar de pagar más y a lo largo de más tiempo, se afronta la deuda momentáneamente y se gana tiempo para su devolución. En estos casos podría ser un buen medio alternativo para saldarla y evitar ser incluido en una de estas listas de morosos, sobre todo si es una cantidad relativamente pequeña.

Hay personas que tienen que hacerlo por necesidad, aunque esto es algo que debe estudiarse muy bien antes de tomar la decisión final. Hoy en día es más frecuente de lo que pensamos el tener que pedir un préstamo para pagar otro.

La condición de deudor puede impedir el acceso a muchos servicios básicos como conseguir una tarjeta de crédito, contratar una línea telefónica o un contrato de suministro de gas.