1. Prestameria.es
  2. >
  3. Todo sobre préstamos
  4. >
  5. Préstamos para ser autónomo, la llave para acceder a tu sueño empresarial

Préstamos para ser autónomo, la llave para acceder a tu sueño empresarial

Conseguir financiación es uno de los mayores obstáculos a los que, a día de hoy, se enfrentan autónomos o emprendedores que quieren montar su propio negocio. La escasez de subvenciones públicas a fondo perdido y los elevados requisitos solicitados por muchas entidades bancarias hacen que conseguir el dinero necesario para poner en marcha un proyecto sea una auténtica odisea.

Sin embargo, existen alternativas de financiación pensadas especialmente para aquellos que, por carecer de suficientes garantías, no pueden acceder a los préstamos que normalmente ofrecen las entidades de crédito: los microcréditos para autónomos.

Vivus
Puntuación: 3.8 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%

El impulso necesario para comenzar a ser autónomo

Los microcréditos son préstamos de rápida solicitud y concesión que nos permiten obtener pequeñas cantidades de dinero (unos 1.200 euros como máximo si somos antiguos clientes) a devolver al cabo de 30 días, aunque cada vez son más las compañías que nos permitirán reembolsarlo en 2 o 3 meses. Las empresas que comercializan estos productos aprueban las peticiones de los solicitantes que cuentan con unos ingresos regulares y suficientes, por lo que, si somos autónomos, también podremos contratarlos para cubrir cualquier contratiempo económico puntual, desde pagar multas o facturas, hasta abonar el coste de pequeñas reparaciones, sobre todo, para iniciar nuestra andadura emprendedora.

Si acudimos a un mini crédito, es importante tener en cuenta que son productos que nos permiten conseguir una inyección de efectivo para afrontar un pago imprevisto o para conseguir liquidez puntual, no puede servirnos como base principal para levantar nuestro negocio.

Préstamos rápidos para emprendedores

Existe otra modalidad, la de los créditos rápidos y online, que es aún más fácil que la anterior y que básicamente solo requiere de DNI y número de cuenta bancaria. Son los créditos rápidos que se pueden obtener de forma fácil e inmediata a través de Internet. 

Este tipo de financiación es muy utilizada para quienes saben que van a obtener ingresos ya el primer mes. Emprendedores que necesitan una ayuda extra para alguna cuestión y que van a devolver el préstamo a corto plazo, ya que los intereses son un poco más elevados y los plazos de devolución, aunque los puede elegir el propio interesado, son más cortos.

La opción perfecta para nuevos empresarios que requieren una pequeña inversión inicial en su negocio y que no quieren emplear su tiempo en el papeleo y en cumplir con los requisitos que suponen otras opciones.
Cualquiera de estos tipos de préstamos para emprendedores son, en cualquier caso, ideados para quienes necesitan un pequeño empuje inversor. Si para poner en marcha un negocio hace falta más cantidad, hay que recurrir a otras posibilidades, como subvenciones o entrar en algún programa de alguna aceleradora (algo hoy día muy de moda en las startup tecnológicas).

3 formas de financiación alternativa para autónomos

Las líneas de crédito y los préstamos para autónomos sólo son dos de los productos que podemos contratar si necesitamos financiación para nuestro negocio, pues dentro del mercado se comercializan otros instrumentos con los que también podemos conseguir liquidez para cobrar nuestras facturas por adelantado, para comprar bienes de equipo o para pagar a nuestros proveedores, por ejemplo. A continuación, veremos cuáles son algunas de las alternativas a las que podemos recurrir si queremos financiar nuestro negocio con un producto diferente a los créditos al consumo tradicionales:

  • Leasing: es una especie de “alquiler con opción a compra”. Surge como una alternativa para que los emprendedores puedan acceder a la maquinaria, mobiliario u oficinas necesarias desde el comienzo de su actividad empresarial y sin tener que recurrir a préstamos. La entidad encargada del leasing nos alquilará los instrumentos que necesitamos a cambio de una mensualidad y, después de un plazo determinado, tendremos la posibilidad de compra.
  • Descuento comercial: en este caso, una entidad financiera «compra» una obligación de pago emitida para una empresa, como un pagaré o una factura, y le adelanta un porcentaje del importe. De esta manera, la compañía puede cobrar anticipadamente y puede destinar ese dinero a comprar más material, a pagar a sus proveedores o a cubrir cualquier otra necesidad.
  • Confirming: es otro instrumento para financiar nuestra empresa. Si contratamos este servicio, la entidad de crédito gestionará los pagos a nuestros proveedores. Así, no tendremos que preocuparnos, en el caso de que no podamos pagar las facturas. A cambio, deberemos abonar el importe de las facturas a la entidad y tendremos que pagar los costes de gestión correspondientes en el plazo acordado.

Además de todas estas alternativas a los créditos para autónomos tradicionales, también existen otras maneras de conseguir un dinero extra o de aplazar los pagos. Por ejemplo, muchos trabajadores por cuenta propia llegan a un acuerdo con sus proveedores para pagar el material a plazos, pues así pueden afrontar el abono de una forma más cómoda y amplían su margen de tiempo para vender su mercancía y poder así pagar el material.

Además, podremos recurrir a las Líneas de Crédito ICO, que tienen un origen público y nos permiten conseguir préstamos distintos en función de la financiación que busquemos, aunque los requisitos para obtener estos productos son más estrictos y su proceso de tramitación puede resultar mucho más lento y tedioso.