1. Prestameria.es
  2. >
  3. ¿Qué sucede si no puedo pagar mi préstamo online?

¿Qué sucede si no puedo pagar mi préstamo online?

Es importante entender, antes de iniciar cualquier solicitud de petición de préstamo online, que si no hay previsión de que se pueda hacer frente a su devolución, es mejor no pedirlo. Aunque los micro créditos son una de las opciones más sencillas a las que recurrir, por su rapidez en la concesión y por la facilidad de los trámites, son una opción cara. No es algo que se deba solicitar en un momento de desesperación, sino que se trata de un producto financiero que debe ser estudiado y hay que tener claro que no se puede tomar a la ligera.

Las empresas financieras, sean bancos tradicionales o compañías de préstamos rápidos, tienen bien estudiado el hecho de que puede haber personas incapaces de abonar sus cuotas. Por eso han establecido diferentes mecanismos para regular esta incidencia pero, en todos ellos, el prestatario saldrá perdiendo, no por nada en especial, sino porque no se puede contar con dinero ajeno y pensar que no pasa nada por no devolverlo. Por eso insistimos en la necesidad de tener muy claras las necesidades y de solicitar un préstamo únicamente si estamos seguros de que se va a poder hacer frente a cada mensualidad.

Si no puedo pagar mi préstamo, las sanciones serán importantes. En caso de que se acerque la fecha de pago y no dispongas de capital para hacerle frente, lo primero que te aconsejamos es que te pongas en contacto con la entidad, para que te ofrezcan la mejor solución posible, si la hubiera, y te informen bien de las opciones para poder afrontar esta incidencia.

¿Es aconsejable dejar de abonar la cuota si no puedo pagar mi préstamo online?

Desde luego que no, esta debe ser tu última opción. Si no puedes pagar el crédito solicitado, que sea porque hayas hecho todos los malabares posibles para encontrar una solución y no la hayas encontrado. Entre tus gastos, el pago de un préstamo personal debe ser tu prioridad, básicamente porque el coste del crédito aumentará notablemente si dejas de pagar.

¿Y qué queremos decir cuando señalamos “notablemente”? Pues que puedes terminar en un registro de morosos con una deuda más que importante e inmerso en un proceso judicial. Veamos por partes el proceder general de las empresas de micropréstamos ante los casos de impago.

Aviso de retraso en pago

Como señalamos, el impago de un microcrédito lo único que acarrea es que la deuda vaya siendo mayor. Por ello, si no puedes pagar tu préstamo, lo primero que ocurrirá es que la cantidad de dinero a devolver irá aumentando porque se le irán sumando los intereses de demora.

Generalmente, además, por cada recordatorio que una empresa de micropréstamos realiza al usuario sobre su obligación de devolver el préstamo, se cobrará un dinero extra en concepto de aviso. Esos costes suelen rondar los 10 o 12 euros por cada comunicación.

Penalización sobre impago

La forma de penalizar los impagos en cualquiera de estas empresas de micro créditos es bastante similar. Se trata de un porcentaje (entre un 1% y un 3%) que hace referencia a los llamados intereses de demora y que se aplica sobre el total de la deuda adquirida y que, generalmente, nunca podrá superar otro porcentaje marcado (un 200% habitualmente) del préstamo principal. Además, suele haber una penalización extra global, de unos 20 o 30 euros, junto con los ya señalados gastos por comunicaciones.

¿Y la opción de las prórrogas?

Desde luego, solicitar un aplazamiento en el pago, aunque resulta costoso lleva acarreado unas comisiones, es mucha mejor opción que la de dejar de pagar el préstamo online. Consiste en refinanciar el préstamo, pidiendo algo más de tiempo extra, alargando los plazos de devolución (por lo que habrá más gasto en intereses).

Hay que dejar claro que solicitar una prórroga no es lo mismo que pedir un préstamo para pagar otro préstamo. Esta opción, si te la estás planteando, es muy poco recomendable. De hecho, probablemente lo único que se consiga es aumentar la deuda y entrar en un bucle de problemas financieros difícil de resolver.

Vale, pues no puedo pagar mi préstamo ¿y ahora qué?

Si no encuentras ninguna manera de hacerle frente a tu préstamo, después de los avisos y el aumento del total de tu deuda, llegará una reclamación judicial. Esto no siempre es así, ya que depende de la cantidad que debas y de si le sale rentable a la empresa financiera con la que trabaja entrar en temas legales. Pero es bastante habitual, así que no te confíes.

Si aún pasado el tiempo (que suele ser amplio) en el que se van resolviendo las cuestiones jurídicas, sigues sin poder hacer frente al préstamo, es posible que se te pueda aplicar un embargo de nómina o de determinados bienes. Este caso, de cualquier forma, lo termina decidiendo alguna figura legal.

Lo que sí ocurrirá seguro es que entrarás a formar parte de un registro de morosos. Algo que afectará a tu historial financiero y que hará que, en un futuro, tengas problemas para solicitar cualquier otro producto, ya sea de empresas de préstamos rápidos o de bancos tradicionales.