1. Prestameria.es
  2. >
  3. >
  4. Recomendaciones para llegar al final del verano con la cuenta en positivo

Recomendaciones para llegar al final del verano con la cuenta en positivo

En verano, los gastos se disparan y el bolsillo se resiente al volver a casa. Hay opciones que ayudan a encauzar y relanzar nuestra economía. Porque reconozcámoslo, con el fin de las vacaciones la mayoría de las familias ya están en casa afrontando la cuesta de septiembre. Sí, has leído bien, porque septiembre es el segundo mes –después de enero– más difícil del año para nuestras finanzas. Volvemos a la rutina tras un periodo largo de descanso en el que generalmente se gasta más: viajes, restaurantes, hoteles…

Ahora toca equilibrar la cuenta bancaria. El objetivo no debe ser otro que compensar los extras del verano con algunas iniciativas de ahorro, como pueden ser evitar gastos superfluos o buscar posibles inversiones que rentabilicen nuestro patrimonio, y cancelar o minimizar en lo posible las deudas. Evidentemente, la proporción del éxito o el alcance de las metas dependerá del poder adquisitivo, pero la mayoría de las familias que se fueron de vacaciones tienen opciones para restablecer su bolsillo. No hace falta ser un experto o un matemático; únicamente se precisa un poco de disciplina.

Vivus
Puntuación: 4.1 (Número de puntuaciones: 16)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
QueBueno
Puntuación: 4 (Número de puntuaciones: 1)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional
Wonga
Puntuación: 4.2 (Número de puntuaciones: 17)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 15 días
Importe a devolver: Sin información
Coste del préstamo: Sin información
Aplazamiento de la fecha de pago
Costes por demora
Información adicional

Los 15 secretos para que tras las vacaciones la cuenta no esté tiritando

  • 1. ¿Cuál es su situación financiera personal? Es hora de coger lápiz y papel. También podemos echar mano del ordenador o la tableta. La idea es elaborar un registro de los ingresos y gastos fijos y extras, como los del verano. Así, definiremos nuestra capacidad de ahorro; si tenemos margen para cubrir situaciones eventuales o imprevistas, o qué importe de deuda mantenemos.
  • 2. Actúe de acuerdo con el resultado obtenido. Después de hacer balance de nuestras finanzas, estamos en disposición de saber si nuestra cuenta está en positivo o negativo. Si el resultado arroja números rojos, habrá que hacer los ajustes necesarios, de acuerdo con las posibilidades que estén a nuestro alcance. Si, por el contrario, es favorable, hay que determinar en qué queremos emplear el dinero que tenemos ahorrado.
  • 3. Rentabilizar el excedente con la inversión en activos financieros. Si se tiene la suerte de haber llegado del verano con dinero, hay varias opciones para rentabilizarlo. Por ejemplo, optar por ahorrar, pensando en algún plan de pensiones para la jubilación, o invertir en algún producto financiero. La Bolsa es una opción atractiva –el activo que mayor rentabilidad puede ofrecer en este momento, según los expertos–, pero no olvide que tiene su riesgo: el dinero que se invierte no está garantizado. Puede optar por algún depósito a largo plazo, aunque los tipos de interés están en mínimos históricos, o una cuenta de ahorro o nómina.
  • 4. Destinar una parte a “quitar hipoteca”. Lo aconsejable sería, según expertos, destinar ese ahorro que consigamos alcanzar a disminuir el préstamo. La reducción de cualquier deuda debe ser un tema siempre prioritario.
  • 5. Pagar créditos online e impuestos a tiempo ahorra intereses. Hay que estar pendientes de responder al pago de préstamos contratados en el periodo de tiempo comprometido. Normalmente los bancos o entidades correspondientes aplican altas comisiones o intereses si se produce algún retraso en el cumplimento de las obligaciones establecidas en contrato.
  • 6. Hacer un uso adecuado de las tarjetas. En verano seguro que las hemos utilizado en exceso. Hay que repasar los gastos y hacer un uso racional durante todo el año de las tarjetas de débito y crédito; especialmente de estas últimas, que permiten endeudarse con extrema facilidad.
  • 7. Controlar las comisiones bancarias. La mayoría de las entidades financieras han eliminado las comisiones corrientes, como mantenimiento o administración de las cuenta. La supresión puede suponer un ahorro superior a los 50 euros anuales para el cliente. Compruebe lo que está descontando su banco.
  • 8. Planificar la próxima declaración de la renta. En septiembre, nos acercamos al último trimestre del año, un periodo típico para planificar la próxima declaración de la renta, con la contratación de productos que desgravan, como algunos seguros o planes de pensiones o hacer donaciones a alguna institución benéfica u ONG.
  • 9. Hacer partícipe a los hijos del ahorro. Toda la familia debe conocer la situación real de las finanzas del hogar, y los hijos pueden contribuir a mejorarla siendo conscientes de la necesidad de eliminar gastos inútiles. Una buena idea, recomiendan los psicólogos, es adjudicarles un sueldo mensual y que ellos mismos racionalicen el gasto.
  • 10. Revise sus seguros. En el mercado existe actualmente una amplia oferta de seguros para diferentes coberturas (salud, automóvil, vida, hogar). Conviene repasar el contrato vigente y confirmar que se ajusta a nuestro estilo de vida y si es el más económico en esos términos.
  • 11. Eliminar gastos superfluos. Desayunar o comer fuera de casa todos los días, fumar, tomar el aperitivo, coger un taxi porque llegamos tarde… son situaciones que se pueden evitar y que día a día suponen un desembolso considerable que puede perjudicar nuestras finanzas al finalizar el mes.
  • 12. Ahorrar en los gastos cotidianos del hogar. Podemos prescindir del teléfono fijo o móvil, después de analizar la necesidad de cada uno de ellos en nuestra vida cotidiana. También debemos ir a la compra con una lista previa y hacer un uso efectivo de la energía.
  • 13. Aprovechar las ofertas y rebajas. La crisis ha producido una enorme caída en el consumo. Las empresas han optado por lanzar campañas con interesantes descuentos varias veces al año.
  • 14. Sopese la posibilidad de buscar nuevos ingresos. Podemos hacer que nuestros ingresos suban, además de invirtiendo en algún producto financiero, con la venta en los mercados de segunda mano de productos que no utilizamos.
  • 15. No gaste más de lo necesario.