1. Prestameria.es
  2. >
  3. Info para deudores
  4. >
  5. Reunificación de deudas. ¿Qué es y cuándo solicitarla?

Reunificación de deudas. ¿Qué es y cuándo solicitarla?

Una reunificación de deudas es a grandes rasgos un desahogo para la economía, no todas las compañías se ofrecen a dar este servicio, sólo las empresas de capital privado suelen hacerse cargo de todas nuestras deudas. En una sucursal de banco no trabajan este tipo de préstamo ya que no se hacen cargo de deudas a terceros, aunque siempre puede haber una excepción si llevamos mucho tiempo como clientes o quieran premiar tu fidelidad de alguna manera, pero lo normal no es eso.

¿Cuándo solicitar una reunificación de deudas?

El primer consejo que damos es que antes de pedir ningún préstamo, sea del tipo que sea (compra de vehículo, vacaciones, amueblar nuestra casa…) es que pensemos antes en dos cosas:

Vivus
Puntuación: 3.8 (Número de puntuaciones: 20)
Cantidad: 200 € / 1000 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 200 €
Coste del préstamo: 0 € TAE 0%
QueBueno
Puntuación: 3.3 (Número de puntuaciones: 3)
Cantidad: 200 € / 300 €
Plazo del préstamo: 30 / 30 días
Importe a devolver: 259 €
Coste del préstamo: 59 € TAE 2266%
  • Tener claro que vamos a poder devolverlo, por regla general en cualquier empresa te van a pedir la documentación necesaria para saber si eres solvente o no, y esta estimación se hace en base a lo que ingresamos. Por ejemplo, si tenemos unos ingresos de 1000 euros, entre todas nuestras facturas no debemos rebasar el límite del 60% de gastos mensuales (600 euros), en caso contrario ya sobrepasaríamos esa línea y por lo tanto estaríamos en riesgo de impagar el préstamo a solicitarla
  • Por otro lado, hay que saber si la razón por la que necesitamos el dinero es vital o por lo contrario es un capricho del que podemos prescindir o esperar un mejor momento económico que pueda soportar ese gasto. No es lo mismo querer irse de vacaciones a un lugar exótico con hermosas playas, que la compra de unos libros para el curso escolar de nuestros hijos, por lo tanto saber priorizar es muy importante

Son dos pasos muy sencillos y que nos van a ahorrar muchos quebraderos de cabeza. Referente al punto número uno, no siempre es exacto ese 60% ya que es una estimación de lo que nos debería sobrar a cualquier ciudadano para pasar el mes sin problemas económicos (comprar comida, cualquier imprevisto, ocio…).

¿Cómo solicitar una reunificación de deudas?

Es muy sencillo de tramitar, en cualquier compañía de capital privado es posible solicitarla, (Vivus, Cetelem…), pero hay algunos requisitos que cumplir:

  • Ser mayor de edad, depende de la compañía pueden ser 21 años, y no mayor de 75
  • Residir en España y tener en vigencia los documentos acreditativos necesarios (DNI, NIE o pasaporte)
  • Tener un número de cuenta a nombre de la persona que va a solicitar la reunificación
  • No estar incluido en ASNEF u otro tipo de listas de morosidad, aquí debemos puntualizar que depende de dónde venga la deuda, ya que si es del sector servicios (luz, agua, gas, teléfono, etc…) puede que la acepten si no excede de 500 euros, (este límite varía dependiendo de la compañía). Lo que no aceptan en ningún caso es que una deuda puede ser financiera, en ese caso no hacen excepciones y automáticamente quedaría rechazado
  • Probar con la documentación correspondiente que tenemos una fuente de ingresos fiable, frecuente y que pueda hacer frente a la mensualidad que pagaremos una vez nos concedan la reunificación
  • Es necesario reunificar la deuda completa, es decir, ellos harán las comprobaciones necesarias para saber si tenemos uno, dos o cinco préstamos y todos ellos deben incluirse en la reunificación, ya que sería un riesgo conceder este préstamo teniendo otros por pagar.

Consejos para conseguir una reunificación de deudas a nuestra medida

De la necesidad normalmente surge la desesperación y eso nos puede llevar a tomar una mala decisión y es que hoy en día tenemos mucho más a mano el tomar decisiones acertadas gracias al gran abanico de páginas de Internet donde podemos informarnos.

Es bastante normal quedarse con aquella compañía que menos problemas o documentos nos pida o aquella que acepte un mayor ratio de morosidad, pero eso no debería ser un motivo para tomar la decisión final, lo normal es que se revisen los intereses y comisiones, eso es lo más importante.

Busca un comparador de préstamos e incluye el importe adeudado y en los meses que quieres pagarlo. Una vez incluida esta información nos aparecerá en pantalla todas las compañías que tienen este producto y también lo que acabaríamos pagando. Aunque estos datos pueden oscilar una vez que entreguemos toda la documentación y dependiendo del riesgo que la empresa crediticia considere que tiene concedernos un préstamo, esto estaría basado en nuestro tipo de contrato laboral, los ingresos que percibamos y si la letra que pagaremos nos hace estar cerca de ese 60% que mencionamos antes.

Cabe recalcar la importancia de un uso responsable de los préstamos ya que aunque a simple vista parezca una ventaja recibir un dinero de manera relativamente fácil, a la larga puede convertirse en un problema.